El Granero integral: La buena alimentación

Los que eran niños como yo, a finales de los años 70, recordarán que las panaderías del barrio eran lugares en los que el panadero ofrecía directamente el pan que había horneado esa misma mañana. Tiempos en los que era posible comprar la leche que llevaba el dueño de las vacas o incluso huevos al propietario del corral de las gallinas.

Han pasado 40 años y en mi viejo barrio las señoras compran ahora un pan precocinado en la gasolinera, y los huevos y la leche vienen de gallinas y vacas que están ancladas al suelo para producir de manera industrial.

Tampoco recuerdo que en mi colegio hubiese algún niño con alergias o intolerancias alimenticias. Ser intolerante al gluten hace 40 años era algo raro. Ahora el 3% de la población europea es intolerante al gluten. Los disrruptores endocrinos campan a sus anchas entre la alimentación mal llamada convencional.

Por eso, tal vez, cada vez son más las personas que quieren llevar una vida sana mediante una buena alimentación y el ejercicio físico, dos parámetros claves que definen lo que somos y cómo somos. Es en esta nueva visión saludable de la vida en la que un pilar fundamental se asienta en la ingesta de productos ecológicos.

Los supermercados, conscientes de estos cambios en la forma de ver la comida por parte de los consumidores, han empezado a incorporar paulatinamente en sus lineales productos procedentes de cultivos ecológicos. Pero no lo hacen desde el convencimiento de que comer ecológico os ayuda a nosotros y al planeta, sino porque es el nuevo negocio.

En efecto, la motivación del consumidor ecológico se basa principalmente en la necesidad de mejorar o mantener un buen estado de salud, pero también en un compromiso social: el consumo de productos ecológicos es la manera de decirle a la agroindustria que no nos interesa la producción en serie de alimentos insípidos e insanos y, sobre todo, que no queremos comer nada que haya sudo fumigado con pesticidas o alimentado de manera antinatural.

En España, hay pocas empresas famosas por dedicarse a la agricultura ecológica y que respondan ante una sociedad con unas necesidades y requerimientos cada vez más notables. La más interesante, según nuestro criterio, es El Granero Integral®, fundada por Isaías Muñoz, pionero que comenzó sus andaduras por el terreno ecológico hace más de 35 años. Esta empresa, dirigida ahora por su hija, Sara Muñoz, ha contribuido desde sus inicios a informar sobre qué es la agricultura ecológica y lo que supone para la salud y el medio ambiente.

El Granero Integral® ha sabido dimensionar su oferta para dar respuesta a uno de los grandes problemas del consumidor ecológico: la escasa oferta de productos. Además de su compromiso real con la producción ecológica, la garantía del éxito empresarial de El Granero Integral® es que cuenta con más de 500 productos en diversas categorías, que van desde la alimentación ecológica, los complementos alimenticios, hasta la cosmética ecológica, convirtiéndose así, en una de las empresas más reconocidas en la fabricación y distribución de productos ecológicos a nivel nacional, lo que favorece y hace más accesible dichos alimentos y productos ecológicos a cualquier consumidor.

Con un catálogo de productos alimenticios tan amplio, El Granero Integral® logra dar respuesta a la demanda de una sociedad en búsqueda de una alimentación más sana, equilibrada y con respeto por el medio ambiente.

Otra clave de su éxito es que ofrece además productos ecológicos para personas con intolerancia y para veganos. Así, en su web, se pueden encontrar harinas, panes y pasta sin gluten; mayonesa sin huevo; salchichas y embutidos vegetales; Tofu seitán y Tempeh; cacaos sin lactosa; todo tipo de legumbres y arroces; algas Agar-Agar, Arame Japonesa y Espagueti de Mar, entre otros muchas opciones.

Empresas como El Granero Integral®, nos devuelve la posibilidad de volver a esa agricultura respetuosa con el medio ambiente, nada artificial y sobre todo rica y saludable que nos permite tener algo que los lineales de muchos supermercados y tiendas hacían cada vez más complicado: la buena alimentación.

NOTA DEL EDITOR: Contenido Patrocinado, pero no condicionado. Lo que expreso aquí es mi opinión como periodista agroambiental independiente sobre productos y empresas. Nadie me dice qué debo escribir ni cómo.

Share Button
>> Compartir en MenéameMenea este post en Meneame.net

Author: RICARDO GAMAZA

Periodista ambiental desde hace dos décadas en prensa, radio, televisión y blogs. Productor y director audiovisual independiente, escritor y guionista. Escribo periódicamente sobre ecología para Diario Público, Huffington Post, Consumerismo, El Correo de Andalucía, Magacink y Quercus.

Share This Post On
468 ad

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: