Nómadas del siglo XXI

 

Una vez al año ocupan las calles y avenidas principales de Madrid. Son pastores trashumantes, la expresión ganadera más antigua del mundo. La fiesta de la trashumancia les permite un día al año y de manera casi anecdótica, cruzar con sus animales las que antaño fueran cañadas y veredas y que hoy están transformadas en arterias asfaltadas de la ciudad.

 
En España la legislación que protege desde el siglo XIII a la ganadería, permite la trashumancia a través de los 125.000 kilómetros de cañadas y veredas que tiene nuestro país, así como las 400.000 hectáreas dedicadas a la ganadería extensiva. El ser humano se hizo ganadero hace más de 10.000 años y los manejos del territorio siguen siendo los mismos que en la actualidad. Pero esta actividad milenaria se encuentra en declive frente al ganado estabulado que aumenta la producción aunque acarrea graves problemas ambientales y sanitarios.
 
Aunque los territorios no son muy diferentes en muchos casos, como apunta Mike Mokoro, un pastor nómada de la tribu masai de Tanzania, quien mostraba su sorpresa al llegar a España al primer encuentro de pastores nómadas del mundo y apuntaba que su tierra “es muy parecida a España; una pequeña montaña y pastos muy similares; vacas, cabras, ovejas que hay que mover en especial en la estación seca”. Pero los parecidos apreciados por ste pastor son sólo superficiales. A los pastores españoles les cuesta cada vez más mover su ganado. Trabas burocráticas nacidas a causa de enfermedades, como la lengua azul, o simplemente la ocupación legal de vías pecuarias por donde transitaba tradicionalmente el ganado, han convertido a la trashumancia española en un problema complejo de difícil solución.
 
Para Jesús Garzón, presidente del Concejo de la Mesta en España, explicaba en ese primer encuentro internacional de pastores que la importancia del pastoreo  es crucial para el futuro: “Que no se piense que los nómadas son algo antiguo, que no tienen sentido en el siglo XXI, sino todo lo contrario: deben ser tenidos en cuenta en la lucha contra la desertización, para lograr el desarrollo rural, para integrar a la mujer en la sociedad…”Los nómadas son depositarios de conocimientos y recursos genéticos que han modelado el pasado, han permitido el presente y son la clave del futuro de la naturaleza. “La trashumancia no puede desaparecer. Precisamente con el cambio climático, la capacidad de un ganadero de no destruir su dehesa o su finca con sobrepastoreo por las inclemencias del tiempo, hace que sea crucial que pueda marcharse de inmediato y no esperar una semana o un mes, sino salir al día siguiente”, explicaba el presidente del Concejo de la Mesta.
Unos 200 millones e hogares en todo el mundo viven del pastoreo extensivo, que se desarrolla en cerca de una cuarta parte de las tierras del planeta. Cada región del mundo tiene sus especies ganaderas más características pero en todos los lugares se repite la misma estrategia de vida: seguir a las lluvias. En Mauritania, las aves marcan el camino. Tras ellas acuden los nómadas con su ganado. “Aquí en Mauritania el Estado protege las redes pastoriles –explica Tahled Boulvisi, un pastor de la región de Nuakchot- con parques y un sistema para vacunar a los animales. Se ofrecen ayudas y apoyo a los pastores, aunque teniendo en cuenta que somos un país africano con escasos recursos”.
 
El caso de Mauritania sin embargo es e los pocos en los que un Estado apuesta abiertamente por la defensa del pastoreo nómada. En otras partes el mundo los trashumantes están prácticamente solos. Las extensas llanuras de la Pampa Argentina son un reflejo geográfico de esa soledad del nómada. Una soledad aprendida de generación en generación con los animales como única compañía y donde el caballo, al que los gauchos consideran como un compañero de fatigas, casi como un igual, juega un papel protagonista: “El caballo es el amigo, no sólo el trasporte”, aclara Daniel Leiva, un gaucho argentino que ha aprendido esta forma de vida de sus ancestros.
 
En Argentina los gauchos sufren la falta de reconocimiento social, un mal ndémico que afecta a los nómadas de todo el mundo. “Es un sector, el de los pequeños productores en Argentina, muy numeroso y prácticamente invisible a los ojos de la sociedad. Pese a que aportan mucho a la economía de los países en productos primarios, los ganaderos no reciben la atención que merecen”, asegura Gabriel Palmili, del Gobierno de Neuquén (Argentina). Sin embargo, la trashumancia produce el 10 por ciento de toda la carne que se consume en el mundo.
 
Escucha el reportaje sonoro en: http://www.espaciopodcast.com/podcast/10704

 
Share Button
>> Compartir en MenéameMenea este post en Meneame.net

Author: RICARDO GAMAZA

Periodista ambiental desde hace dos décadas en prensa, radio, televisión y blogs. Productor y director audiovisual independiente, escritor y guionista. Escribo periódicamente sobre ecología para Diario Público, Huffington Post, Consumerismo, El Correo de Andalucía, Magacink y Quercus.

Share This Post On
468 ad

1 Comment

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

A %d blogueros les gusta esto: