Alerta roja para el atún rojo

La Unión Europea y otras naciones pesqueras de la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (ICCAT) discutirán la posibilidad de un aumento drástico en la captura total permitida de atún rojo del Atlántico Este y Mediterráneo en una reunión la próxima semana (14- 22 de noviembre) en Marruecos. WWF advierte enérgicamente contra cualquier incremento rápido de las cuotas de pesca que perjudique la plena recuperación de esta población de atún.

Atunes rojos en la lonja de Tokio. Fotografía: WWF.

Una década llevan las organizaciones ecologistas tratando de salvar y gestionar de forma sostenible las poblaciones amenazadas de atún rojo. Pero ahora el comité científico de ICCAT sugiere un aumento en la captura total permitida de hasta 36.000 toneladas para 2020 (más del doble de la cuota de 2015), mientras que al mismo tiempo mantiene que el stock aún no se ha recuperado. Los mismos científicos también están advirtiendo de que este nivel de captura podría disminuir la población de atún rojo en los próximos años. Por eso la organización ecologista WWF ha dado la voz de alarma ante lo que podría significar el fin de una especie altamente amenazada y de la que dependen, entre otras actividades, las almadrabas de Cádiz.

Para complicar aún más la situación, la Unión Europea acaba de proponer interrumpir el plan de recuperación, adoptado en 2007 y que se supone finalizará en 2022, para realizar cambios en las medidas técnicas de gestión. Al mismo tiempo, algunos operadores europeos proponen reintroducir el uso de aviones con el fin de detectar bancos de atún rojo para ampliar la temporada de pesca. Sin embargo, esta práctica está prohibida desde 2007 porque favorece el desarrollo de pesquerías ilegales e incontroladas.

“El stock de atún rojo aún no está listo para soportar un aumento tan rápido en las capturas y sufriría a causa de una gestión menos estricta. Nos llevó más de diez años devolver el atún rojo a nuestros mares y no podemos arriesgarnos a sobreexplotarlo de nuevo por un beneficio a corto plazo”, declaró Raúl García, coordinador de pesquerías de WWF.

“Las medidas adoptadas para la recuperación de la especie están generando resultados muy positivos, ya que el atún rojo no se está sobreexplotando. Instamos a los gobiernos a aprovechar este éxito siendo cautos y a esperar a la confirmación de la plena recuperación de la población”, agregó.

WWF recomienda una cuota de 28.000 toneladas para 2020 con el objetivo de permitir que la población continúe creciendo y exige que se continúe con el plan de recuperación hasta que los científicos declaren recuperada la población. Además, la organización pide que las naciones asignen cuotas más altas a la pesca en pequeña escala, que ha estado casi excluida del acceso al recurso durante los últimos diez años, siempre que se garanticen los estándares actuales de seguimiento y control.

WWF también advierte sobre los impactos desconocidos de la pesca ilegal, que se sospecha sigue siendo frecuente en el Mediterráneo.

“Recuperar el stock de atún rojo fue un gran desafío. Tenemos que aprender del pasado y ser pacientes hasta que los científicos puedan confirmar la plena recuperación por completo. Esto debería suceder pronto, si seguimos aplicando las mejores prácticas”, concluye Raúl García.

Los antecedentes del declive del atún rojo en el Mediterráneo

La pesquería milenaria de atún rojo en el Mediterráneo entró en una fase de rápido e intenso deterioro en la última década del siglo XX cuando la nueva práctica de cultivar túnidos silvestres se multiplicó sin control para alimentar principalmente al mercado japonés de sushi. Esto generó una espiral de sobrepesca perversa, con enormes niveles de pesca ilegal.

WWF fue el primero en advertir sobre esta nueva amenaza y desde 2001 ha liderado una campaña internacional para evitar el colapso de la población de atún rojo y garantizar una actividad pesquera racional y sostenible en el Mediterráneo.

ICCAT adoptó un plan de recuperación para la especie en 2007. Establece reglas sobre varias medidas de gestión, entre las cuales se incluyen las capturas permitidas, duración de la temporada de pesca, tamaño mínimo, gestión de la captura accidental y la pesca recreativa. También define medidas relacionadas con la vigilancia y el control, la notificación de operaciones de captura, jaulas y transferencias.

ICCAT es la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico, una organización regional de ordenación pesquera. Establecida hace 42 años, ICCAT está compuesta por 48 Partes Contratantes que tienen el mandato de supervisar y gestionar de forma sostenible las poblaciones de atunes y especies afines en el Atlántico y el Mediterráneo.

Fuente: WWF

Share Button
>> Compartir en MenéameMenea este post en Meneame.net

Author: RICARDO GAMAZA

Periodista ambiental desde hace dos décadas en prensa, radio, televisión y blogs. Productor y director audiovisual independiente, escritor y guionista. Escribo periódicamente sobre ecología para Diario Público, Huffington Post, Consumerismo, El Correo de Andalucía, Magacink y Quercus.

Share This Post On
468 ad

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: