El último ‘oasis’ natural de Marbella

La duna de Artola

Marbella cuenta en su Término Municipal con 27 kilómetros de litoral. En uno de sus extremos, lindando con el vecino municipio de Estepona se encuentra la única duna viva que queda en toda la provincia de Málaga: la duna de Artola. Uno de los pocos lugares que se han salvado de la construcción demoledora de la costa; la misma a la que acaba de dar visado legal la Ley de Costas aprobada por el gobierno de Mariano Rajoy.

 

 Hace ya una década, algunos biólogos como Jesús Bellido, del Aula del Mar de Málaga, daban la voz de alarma sobre la ocupación de la costa por los especuladores del ladrillo, por aquel entonces dedicados aún a inflar la burbuja inmobiliaria: “Esta duna se ha salvado por suerte, porque la presión sobre este entorno existe. De hecho es una zona codiciada porque es primera linea de playa, es una zona totalmente privilegiada por su arena y por su clima”.

Sin duda Marbella ha sido durante años el municipio ejemplo de cómo la especulación urbanistica puede devorar la costa andaluza. Hablar de presión urbanística en Marbella era un tópico en un lugar que se ha hecho tristemente famoso por acabar con su propio plan de ordenación urbana en los tribunales en más de una ocasión. Frente a esa política municipal que da de lado a la riqueza natural, la Junta de Andalucía dio en 2003 una figura de protección a la duna de Artola para evitar que acabase siendo víctima de la especulación urbanística y dando respuesta a un movimiento ciudadano para salvar este último enclave natural de Marbella.

 Sin embargo, el proyecto de protección integral que el Gobierno central aprobó en 1999 sigue paralizado. Si bien este año, el Ministerio de Fomento ha librado una partida para expropiar las fincas que habían ocupado este paraje restando casi 15.000 metrops cuadrados a este espacio natural.

El monumento natural Duna de Artola había sido hasta entonces un lugar acosado. Convertida en un aparcamiento público, rodeada de hoteles, cerca de la carretera y a pie de la playa que lleva su mismo nombre, la duna de artola llego a ser sólo identificable por la torre árabe que la corona y por un cartel que anuncia su próximo nivel de protección.

 El proyecto para la regeneración y recuperación del espacio dunar de Artola está incluido en el Plan Nacional de la Dirección General de Costas, y cuenta con un presupuesto de ejecución de 1,65 millones de euros. La intervención prevista tiene como objetivo último poner en valor todo el paraje, desde el puerto de Cabopino a la desembocadura del arroyo Las Cabrillas. Por una parte, se quiere poner coto a las veredas y al pavimento por el paso desordenado durante años de vehículos y peatones. Así, se contempla la instalación de una red de senderos con pasarelas peatonales que marcarán el camino a los viandantes, la creación de una zona de aparcamiento -que servirá además para vetar el paso de los vehículos a la playa-, la colocación de nuevo mobiliario urbano y un acceso a Torre Ladrones, una de las atalayas de vigía diseminadas por el litoral.

Este espacio ha sido durante estos años de acoso, sin embargo, un lugar ideal para llevar a cabo experiencias de educación ambiental, como realizó el Aula del Mar de Málaga, que ha puso en marcha en estos años varios programas aprovechando la riqueza natural de esta duna. Voluntariado, sensibilización hacía el público, limpieza de playas e identificación de especies invasoras como es el caso de la uña de león, han sido algunas de las acciones llevadas a cabo en estos años.

La Duna de Artola, recuperada y libre del acoso del hormigón es la última muralla natural que ha logrado poner freno al turismo más devastador que cambia biodiversidad por ladrillos. El último reducto natural de Marbella; su último oasis natural en un desierto de ladrillo.

 

Share Button
>> Compartir en MenéameMenea este post en Meneame.net

Author: RICARDO GAMAZA

Periodista ambiental desde hace dos décadas en prensa, radio, televisión y blogs. Productor y director audiovisual independiente, escritor y guionista. Escribo periódicamente sobre ecología para Diario Público, Huffington Post, Consumerismo, El Correo de Andalucía, Magacink y Quercus.

Share This Post On
468 ad

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

A %d blogueros les gusta esto: