ENTREVISTA EXCLUSIVA AL DIRECTOR CESADO DE LA ESTACIÓN BIOLÓGICA DE DOÑANA

“ME HAN PODIDO CESAR POR MOTIVOS POLÍTICOS, PERO NO POR CUESTIONES CIENTÍFICAS”

Cesado fulminantemente esta semana en los despachos de Madrid, el hasta hace unos días director de la Estación Biológica de Doñana (EBD), Juan José Negro, concede esta entrevista exclusiva en la que explica algunas claves por las que el presidente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) lo ha retirado del cargo aduciendo una “falta de confianza”. Es la primera vez en la historia de la EBD que se cesa a su director.

IMG_0348

Juan José Negro en la Estación Biológica de Doñana (EBD). Foto: Ricardo Gamaza.

-Es la primera vez que se cesa a un director de la Estación Biológica de Doñana en sus más de 50 años de historia. ¿Cuáles han sido las razones que le ha dado el presidente del CSIC para tener que tomar esta medida tan radical?

-Es verdad que mi cese es el primero que se produce en los 51 años de vida de la EBD. Pero quiero aclarar que todos los directores que ha tenido la Estación Biológica de Doñana -y vamos 6, 7 si contamos al que han puesto en funciones- hemos estado sometidos a tremendas presiones. Hacer ciencia y hacer conservación en un lugar como Doñana es muy difícil y levanta ampollas en muchos sectores.

¿En qué momento está la EBD? ¿Ha logrado algún hito en estos tres años que usted ha estado al frente?

-Pues hemos logrado el marchamo de calidad que supone ser nombrado un centro de excelencia Severo Ochoa. Somos además el único centro científico de la Comunidad Autónoma Andaluza que tiene este reconocimiento que otorga el Ministerio de Economía. No sólo se logra este nombramiento durante mi mandato sino que yo sigo siendo el investigador principal de ese proyecto de excelencia. Desde luego por la marcha académica de la EBD no ha podido ser por lo que me han cesado.

¿Entonces que cree que ha motivado que Lora-Tamayo lo cese así, fulminantemente?

-Pues lo que queda es lo relacionado con la gestión y conservación en Doñana. En Doñana lo normal es la tensión porque hay que pronunciarse como entidad científica sobre temas polémicos que afectan al bolsillo de mucha gente. Ya sabemos que cuando las decisiones afectan a intereses económicos molestas mucha gente, sobre todo cuando se trata de ir con la verdad por delante y con informes técnicos que dicen qué cosas son malas para la conservación del espacio natural.

-La más reciente ha sido la declaración que usted hizo ante la jueza por el caso Aznalcóllar, que supuso tirar por tierra la validez del proyecto ambiental de la empresa adjudicataria. Después de eso lo criticaron mucho llegando a decir que sólo se había leído unos pocos folios del proyecto para hablar de la inviabilidad de esos datos. Ni quince días después de declarar ante la jueza lo llaman a Madrid y lo cesan.

 -A mi se me requiere como científico que me pronuncie sobre unas cifras, unas cantidades de una parte de un informe. Se trataba de la verificación de unas cantidades. No vi porqué no hacerlo. Sobre todo porque nosotros colaboramos con la Policía y la Justicia en casos que tienen que ver con la ciencia. Lo hacemos de forma desinteresada y gratuita y de manera ilusionada porque pensamos que los científicos también estamos para prestar ese servicio a la sociedad. En este caso no creía que tuviera que negarme ni comunicarlo a ninguna instancia. Yo vi problemas y los comuniqué en mi testimonio a la jueza.

¿Cree que ese pudo ser el motivo o uno de los motivos de su cese?

-Bueno eso debió molestar a alguien. Ahí hay una serie de empresas que tienen mucho que ganar. Yo desde luego no ganaba nada, lo hice como técnico y porque se me pidió, podía hacerlo y lo hice gustoso.

-Habla usted de una serie de empresas beneficiarias de la adjudicación de la mina de Aznalcóllar a las que ha podido perjudicar su declaración como experto. Una de ellas es la Fundación Migres, entidad que preside el coordinador institucional del CSIC en Andalucía, Miguel Ferrer, cargo de confianza del presidente del CSIC, Emilio Lora-Tamayo. Ustedes habían chocado ya muchas veces antes por temas cruciales como el proyecto de dragado del Guadalquivir.

-Los pronunciamientos sobre las cuestiones de Doñana tanto mías -como director que era de la EBD- como las del coordinador institucional del CSIC tienen una vertiente con consecuencias políticas. Debiera ser un debate entre investigadores pero en casos como el del dragado del río yo decidí como director apoyar el ‘informe Losada’, que es del CSIC, como muchos otros científicos, la Unesco y hasta el Tribunal Supremo de este país. Si el delegado del CSIC (Miguel Ferrer) ha dicho lo contrario es porque tendrá sus razones y tendrá otros datos que desde luego no conocemos.

¿Se siente víctima de una persecución política? ¿Cree que le han cesado por motivos que nada tienen que ver con la ciencia?

-La marcha del centro da unos indicadores maravillosos, nuestra producción académica es impecable. He hablado antes de las consecuencias políticas que tienen otras decisiones. Si va bien lo científico y me han cesado, pues sí veo la relación: me han podido cesar por cuestiones políticas, porque por motivos científicos no ha sido.

-Las formas del cese, además, parecen muy dictatoriales. Tal vez esté equivocado pero yo creía que al director de la EBD lo nombraban los científicos, no que eran cargos de confianza a los que se puede cesar cuando -como aduce Lora Tamayo- se pierde la confianza.

-Y es así. El nombramiento es muy democrático. Hay unas elecciones en la que se vota por parte del Claustro de la EBD (de la que forman parte los investigadores de plantilla) a los candidatos. Una vez se gana esa elección se produce otra votación, esta vez por la Junta de Instituto, que es el órgano de gobierno de la institución, en la que votan personal investigador y no investigador. Después de ganar ambas elecciones se pronuncia el Comité Científico Asesor, del que forman parte científicos de prestigio; y por último se eleva al presidente del CSIC que es quien hace formalmente el nombramiento.

IMG_0350Yo no estoy nombrado a dedo: Si el puesto de director de la EBD fuese un cargo político o de confianza nunca lo habría aceptado.

-O sea que no es un cargo de confianza.

-Por supuesto que no. Si el de director de la EBD hubiese sido un cargo político yo no lo habría aceptado. Yo no estoy nombrado a dedo. A mi me han votado los científicos y los miembros de la Junta de Instituto.

-Pero a Lora-Tamayo, presidente del CSIC, sí que lo nombra un político. Es un cargo de confianza del PP. Y a su vez, él nombra a dedo a su delegado en Andalucía, Miguel Ferrer, quien creen los ecologistas que es el artífice de su cese por oponerse a proyectos empresariales de los que él forma parte.

-Sí, son cargos de confianza de políticos.

IMG_0349Mis compañeros, el resto de investigadores, desde luego no han perdido la confianza en mi.

¿Y el presidente del CSIC, nombrado a dedo por un político, puede cesar al director de la EBD, nombrado democráticamente por los investigadores, sin más?

-Bueno, hay una normativa en el CSIC que va en contra de estos ceses fulminantes. Para ello se dice que los ceses se producen oído previamente el Consejo Científico Asesor. Yo desde luego después de mi cese le he preguntado a mis compañeros si han perdido la confianza en mi y me han dicho que no, que están igual de sorprendidos por la decisión del cese como yo mismo. Sigo teniendo la confianza de mis compañeros investigadores y a día de hoy eso es lo único que me importa.

-O sea que Lora-Tamayo lo ha cesado a usted, nombrado por los investigadores, para poner a dedo a un nuevo director de la EBD.

-Ha nombrado a un director en funciones, aunque en el caso de mi cese debería haber asumido el puesto alguno de los tres vicerrectores que tiene la EBD.

 

 

Share Button
>> Compartir en MenéameMenea este post en Meneame.net

Author: RICARDO GAMAZA

Periodista ambiental desde hace dos décadas en prensa, radio, televisión y blogs. Productor y director audiovisual independiente, escritor y guionista. Escribo periódicamente sobre ecología para Diario Público, Huffington Post, Consumerismo, El Correo de Andalucía, Magacink y Quercus.

Share This Post On
468 ad

Trackbacks/Pingbacks

  1. El director de la Estacion Biológica de Dpñana dice haber sido cesado por motivos politicos - […] El director de la Estacion Biológica de Dpñana dice haber sido cesado por motivos politicos […]

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: