(EXCLUSIVA) Denuncian por lo penal al Puerto de Sevilla por contratar a dedo a Miguel Ferrer

Carta del Puerto para la contratación de los trabajos.Un estudio millonario que paga el Puerto de Sevilla al delegado del CSIC en Andalucía se concede mediante un negociado sin publicidad que denuncia Ecologistas en Acción porque, dicen, “burla la normativa de contratación pública”.

Tráfico de influencias, fraude, falsificación de documento público, prevaricación… Todos esos presuntos delitos son los que apunta una denuncia presentada por la vía penal contra la presidenta de la Autoridad Portuaria de Sevilla, Carmen Castreño; el responsable de investigación biológica del Acuario de Sevilla (dependiente del Puerto de Sevilla), Jose Carlos García Gómez; y el delegado del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en Andalucía, Miguel Ferrer. Según la denuncia de Ecologistas en Acción a la que ha rtenido acceso en exclusiva Ecoperiodismo, se ha dado una posible “concertación entre las partes” para dar a dedo un contrato de 145.200 euros para un estudio de avifauna en el Guadalquivir.

“Ampliar el conocimiento científico del Estuario del Guadalquivir: Determinación de los efectos de las actuaciones humanas asociadas al río Guadalquivir”, que es como se denomina el estudio millonario que paga el Puerto de Sevilla, tendría un claro adjudicatario: Miguel Ferrer, el delegado en Andalucía del CSIC y ferviente defensor del dragado del río que quiere hacer el Puerto de Sevilla, en contra del dictamen avalado por la UNESCO y basado en un pormenorizado estudio de un equipo de científicos punteros en diferentes materias dirigido por una de las autoridades mundiales en dinámica fluvial: el catedrático Miguel Losada.

La justificación del Puerto de Sevilla para contratar a dedo (negociado sin publicidad) a la Estación Biológica de Doñana (EBD) es que sólo esta institución puede desarrollar los trabajos; algo que la denuncia de Ecologistas en Acción remarca como rotundamente falso porque los trabajos contratados (censo de avifauna, comportamiento de aves, nidos en el entorno del río y vaciaderos, entre otros) “son muy habituales en declaraciones de impacto ambiental y los realizan tanto instituciones publicas como privadas”. Insisten en que una simple búsqueda por internet de estas acciones dan como resultado centenares de empresas dedicadas a estas tareas, por lo que se incumple la normativa de contratación pública al contratar a dedo. “Sospechamos que la Autoridad Portuaria busca que sean investigadores con nombre y apellidos los que dirijan el estudio”, apunta la denuncia y cita como presunto implicado y beneficiario del mismo a Miguel Ferrer, el delegado en Andalucía del CSIC.

También aclara la denuncia que el hecho de que la entidad beneficiaria, la EBD, declarase en palabras de su director, Juan José Negro, que desconocía esta contratación y que la misma se llevase a cabo por el CSIC en Madrid (cuyo representante andaluz es Miguel Ferrer) implica una presunta “concertación entre las partes”, lo que podría traducirse, si es así, en un presunto delito de “tráfico de influencias”, indica la denuncia.

Para terminar de rematar esta oscura contratación, la denuncia apunta que el Puerto de Sevilla pone como supervisor de los trabajos (quien debe “autorizarlos”) al catedrático de biología de la Universidad de Sevilla, Jose Carlos Gómez (quien también se ha pronunciado en medios de comunicación a favor del dragado del Guadalquivir que quiere hacer el Puerto), que además es el responsable científico del acuario de Sevilla (una concesión del Puerto de Sevilla). Dice la denuncia que además de una “íntima amistad” entre este responsable y Miguel Ferrer, se da el hecho de que fue el vicepresidente de la Fundación Migres, cuyo presidente es Miguel Ferrer. Así todo queda entre amigos.

“Se ha puesto en marcha un procedimiento de contratación con un resultado predeterminado para burlar la contratación pública”, afirma la denuncia. De demostrarse los hechos denunciados, el prestigio del CSIC en Andalucía quedaría seriamente dañado al quedar tildada como una institución que muestra su apoyo a proyectos polémicos y de alto riesgo ambiental por el simple hecho de que se le contraten estudios millonarios. Un camino de sospechas sobre la independencia científica que ya inició Miguel Ferrer al convertirse en el asesor de Minas las Cruces, en Gerena (Sevilla) que tiene en su haber varias denuncias por presuntos delitos ambientales.

NOTA DE ACTUALIZACIÓN (13/10/2015): Según indica en un email la responsable de comunicación y relaciones institucionales de la Casa de la Ciencia – Delegación del CSIC en Andalucía: “No existe proceso penal alguno instado en contra del Sr. Ferrer en ningún Juzgado y que no se han aperturado diligencias previas por ningún juzgado en su contra, instando a que se haga eco de ello en el medio en el que siguen constando sus artículos en sentido contrario”. Hay que puntualizar en este sentido que este medio de comunicación se ha hecho eco de la denuncia presentada por Ecologistas en Acción, sin ser tan trascendental como quiere hacer ver esta fuente interesada si se tramita o no la denuncia. Dicho de otra forma: También la habría publicado si fuese una simple nota de prensa (aunque en este caso fue una denuncia) porque los hechos referenciados y la fuente -Ecologistas en Acción- gozan de interés mediático. Mal favor se haría a la democracia si sólo pudiese publicarse lo que tiene sentencia en firme. Nadie sabría nunca nada. A lo mejor eso es lo que pretenden algunos/as: que no haya información al ciudadano. Dicho esto, aclaro que NO RETIRO ESTA NI NINGUNA OTRA INFORMACIÓN. Si Miguel Ferrer o su jefa de prensa la consideran ofensiva, que acudan a los tribunales a denunciarme, ya que tanto les gusta judicializar la información.

Share Button
>> Compartir en MenéameMenea este post en Meneame.net

Author: RICARDO GAMAZA

Periodista ambiental desde hace dos décadas en prensa, radio, televisión y blogs. Productor y director audiovisual independiente, escritor y guionista. Escribo periódicamente sobre ecología para Diario Público, Huffington Post, Consumerismo, El Correo de Andalucía, Magacink y Quercus.

Share This Post On
468 ad

1 Comment

  1. Pues sí, hace tiempo que Miguel ferrer traspasó el rubicón de la decencia científica y profesional para convertirse en el mamporrero de grandes empresas para justificar sus desmanes medioambientales. Es una lástima que algunos representantes de nuestra menguada materia gris se plieguen a la avaricia del dinero y del poder.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: