Colectivos animalistas logran que las cotorras exóticas no se eliminen a tiros

Sevilla ha licitado hoy el contrato previsto para un programa integral de control de cotorras de Kramer (Psittacula krameri) y cotorra Argentina (Miyopsitta monachus) que consiste en la captura en vivo de estos ejemplares y su posterior sacrificio, en lugar de la matanza a tiros que había propuesto el Ayuntamiento de Juan Espadas (PSOE) y que levantó la indignación de los colectivos animalistas. El coste de este nuevo plan para eliminar estas especies invasoras que afectan a la avifauna autóctona es de 161.802,2 euros, e incluye otras acciones simultáneas que favoreceran a especies autóctonas insectívoras como el cernícalo Primilla (Falco naumanni) y el murciélago Nóctulo Mayor (Nyctalus lasiopterus).

La noticia llega después de que en 2017 se suspendiese el contrato promovido entonces para eliminar las cotorras mediante carabinas de aire comprimido, tras la presión de los colectivos ecologistas al conocer que el Ayuntamiento del socialista Juan Espadas planeaba eliminar a tiros a estas cotorras.

Los trabajos se desplegarán en el Parque de María Luisa y alrededores y se justifican tanto por la presencia de una población excesiva de esas aves invasoras, que a su vez ponen en riesgo la pervivencia de otras autóctonas, como por el interés general de la propia protección de la salud pública.

Para la ùesta en marcha de este proyecto, se han tenido en cuenta distintos informes técnicos y científicos que corroboran el “descontrol” en el crecimiento de la colonia de esas aves invasoras, la posibilidad de ser un vector de enfermedades, las alteraciones en la estructura de la vegetación, el deterioro de aquellos troncos de los árboles de gran porte donde anidan, el gregarismo y la agresividad con otras especies de aves y con las personas, las molestias por ruidos, los daños a cultivos y la competencia con aves autóctonas, cuyos huevos les sirven como alimento.

“Se consideran pues especies de incidencia sanitaria, cuya población por tanto debe ponerse bajo control en cuanto a la cifra de individuos”, según ha argumentado el concejal de Bienestar Social y Empleo, Juan Manuel Flores.

Este programa integral consta de cuatro partes. Una atañe a labores de divulgación y concienciación de la salud pública, destinadas a la ciudadanía en general y centros educativos en particular (Primaria y ESO). La segunda son las medidas de control de las especies exóticas invasoras como protección de la salud pública, y que combinan la instalación de cajas jaula (15 en suelos y azoteas de edificios municipales y otras tantas en árboles del Parque de María Luis con una capacidad de entre 10 y 12 aves cada una), la colocación de diversos cebaderos para propiciar que las cotorras bajen de los árboles, la utilización de redes de captura y la esterilización de huevos.

La captura en vivo, que al principio el Ayuntamiento se negaba a llevar a cabo aduciendo que no era factible, se realizará entre octubre de 2019 y marzo de 2020, y de febrero a mayo -periodo de puesta- se acometerá la esterilización de huevos en nidos. Las jaulas trampa y las redes deberán ser respetuosas con el bienestar animal y tendrán comida y agua. Las aves, según el Ayuntamiento, serán después sacrificadas con vigilancia de un veterinario siguiendo los protocolos legalmente establecidos.

La tercera parte del programa integral hace referencia a la potenciación de especies autóctonas como mejora de la salud pública. Se instalarán 30 cajas nido específicas para el murciélago Nóctulo Mayor en el interior o en las inmediaciones del Parque de María Luisa que garanticen que no serán invadidas por otras especies -para ello se atienden recomendaciones de los científicos de la Estación Biológica de Doñana- y otras 15 para las aves insectívoras que compitan con la cotorra de Kramer por los espacios para nidificar. Se colocarán, asimismo, cinco vasijas de barro destinadas al cernícalo Primilla y 15 comederos para aves insectívoras.

Por último, todo este proceso contará con un servicio externo de asesoramiento en materia de control de la calidad y transferencia del conocimiento. Tal servicio habrá de contar con, al menos, un catedrático de Universidad de Facultades de Biología, Ciencias Ambientales o Veterinaria o un profesional con experiencia profesional mínima de diez años relacionada con la ecología y/o aves en general en los últimos 15 años.

Share Button
>> Compartir en MenéameMenea este post en Meneame.net

Author: RICARDO GAMAZA

Periodista ambiental desde hace dos décadas en prensa, radio, televisión y blogs. Productor y director audiovisual independiente, escritor y guionista. Escribo periódicamente sobre ecología para Diario Público, Huffington Post, Consumerismo, El Correo de Andalucía, Magacink y Quercus.

Share This Post On
468 ad

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: