Lugares donde perderse (1)

Ruta por El Torcal de Antequera

Ruta por El Torcal de Antequera

Tras años de reportero-guionísta para televisión, he tenido la suerte de poder conocer las maravillas naturales que ofrece esta tierra llena de constrastes, historias y riqueza cultural; he podido conocer personas excepcionales, científicos de primera línea y gente maravillosa. A través de la serie de reportajes que hoy inicio quiero compartir a través de mi blog esta acumulación de experiencias vividas como periodista.

 

En el año 2007 me propusieron hacer un reportaje para Canal Sur TV sobre lugares en los que perderse en navidad. No quería caer en los tópicos, así que me dispuse a realizar una amplia tarea de documentación previa antes de enfrentarme a la realización de ese reportaje. Tenía claro que lo que podía interesar a quien viese este reportaje era que le mostrase lugares poco conocidos o, al menos, historias poco conocidas. También quería evitar que Sevilla fuese el punto de partida o la meta del ‘road movie’ que me disponía a grabar con mi amigo y realizador Carlos Infante. Para evitar el centralismo en el que se suele caer en estas ocasiones, opté por iniciar mi ruta en el kilómetro cero de Analucía, en su centro geográfico, en Antequera. A partir de allí recorreríamos 400 kilóetros por una ruta marcada por mi investigación sobre el papel para ponerle imágenes a nuestra ruta.

El reportaje empezaba con una entradilla en la que marcábamos el inicio de muestra aventura andaluza: “Esta fuente, la de San sebastián, en Antequera, es el centro  geográfico de toda Andalucía.Va a ser nuestro kilómetro cero en la búsqueda de rincones emblemáticos donde perdernos en navidad”; y gracias a las maravillas del montaje podía mirar a otra cámara y ya me encontraba en otra ubicación: “Como emblemático es en Antequera, El Torcal, un paraje natural que cuenta con protección ambiental desde el año 1929 y que tiene su propia asociación de montañeros desde hace casi 50 años: el Club de Amigos del Torcal de Antequera”. A partir de ahi presentaba a nuestro guía, Julio Maqueda, un experto conocedor del terreno que no explicó que “Torcal significa terreno con torcas: concavidades y hundimientos en la roca. Son unas formas audaces, increíbles: los “karts” que conforman un mar de piedra indescriptible.

Con Julio recorrimos rocas modeladas durante siglos que han sido bautizadas con característicos toponimios como el cáliz, el camello, el terrón de azúcar… una zona a la que le llaman el arregladero y otra que le dicen la pareja de guardias civiles, porque las rocas paracen formar un gigantesco tricornio, el barco, el ataud…

En contra de lo que pudiera parecer en un principio, descubrimos que este paisaje de rocas encantado alberga una vegetación autóctona de suma riqueza, con plantas como el lepidio, una especie de la linaria y orquídeas, además de plantas predominantes como el majuelo y el espino albar junto a ejemplares de arce, encinas y quejigos. Una exhuberante fauna tampoco está ausente, y así podemos encontrarnos con especies como el buitre leonado, en ocasiones la cabra montés, junto a los frecuentes tejones, lirones caretos y comadrejas.

En el mirador de las ventanillas, en los días claros, incluso se ve el mar y detrás África. Este mirador está en la ruta verde, una de los dos itinerarios visitables en el Torcal. La verde es más asequible, con un recorrido de media hora. Y la amarilla, con un trazado más duro, tiene un recorido de hora y media aproximadamente. En el recorrido de la ruta amarilla se pueden encontrar figuras como el camello, el ataud, el aguilucho… y también el pilón cubierto que tiene agua durante todo el año, que aunque no es potable sirve para que las cabras puedan beber.

La importancia que el Torcal tiene además ser un paisaje natural de gran bellezas se debe a que es un ecosistema primigenio, apenas alterado. De ello dan muestra las huellas de fósiles como las amonites, un caracol marino, que demuestra que el Torcal estuvo debajode agua hace 120 millones de años.

Dejamos este paisaje surgido de las aguas para volver a Antequera, donde nos esparaban nuevos descubrimientos y curiosidades. Pero eso será en el siguiente reportaje… No puedo decir después de la publicidad, como les gusta tanto decir a los presentadores de TV porque mi blog no tiene 😉

Localización de El Torcal

Localización de El Torcal

 

Share Button
>> Compartir en MenéameMenea este post en Meneame.net

Author: RICARDO GAMAZA

Periodista ambiental desde hace dos décadas en prensa, radio, televisión y blogs. Productor y director audiovisual independiente, escritor y guionista. Escribo periódicamente sobre ecología para Diario Público, Huffington Post, Consumerismo, El Correo de Andalucía, Magacink y Quercus.

Share This Post On
468 ad

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: