Mentiras de etiqueta (serie): Los falsos bio

faldon mamafoto curso

En los siglos XVI y XVII la gente solía comer en los mesones y muchos vendían guisos de carne de liebre cuando en realidad la carne era de gato. Los comensales no se daban cuenta casi nunca del engaño. Hoy una parte de la industria alimentaria mantiene ese timo poniendo en sus etiquetas propiedades y bondades de unos productos que son falsas. ¿Cómo lo hacen si la normativa de etiquetado en Europa es muy estricta? Este es el primer post de una serie para desvelar estos engaños.

 

faldon presupuestos orientativos

Desde 1993 sólo se podía etiquetar como ‘Bio’ los productos ecológicos. Como esa era una circunstancia que no gustaba nada a los grandes de la industria alimentaria, en el año 2000 lograron que el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación tumbase esa norma y aprobase por Real Decreto (506/2001) que todos los productos alimenticios, fuesen o no procedentes e la agricultura ecológica, pudieran usar el prefijo ‘Bio’. A los ecológicos les dejaba la exclusiva del prefijo ‘Eco’.

El CAAE denunció en los tribunales este decretazo pensado para engañar a los consumidores y la Comisión Europea acabó elaborando un reglamento que se traspuso a normativa nacional (Reglamento 834/2007) sobre etiquetado de productos ecológicos que entró en vigor en España en 2009.

Pero en ese tiempo (de 2001 a 2009) muchas industrias habían lanzado sus productos ‘bio’ de mentira para captar (engañándolo) a un consumidor preocupado por consumir productos ecológicos. La reacción de estas empresas dedicadas a la alimentación a granel de la sociedad fue diversa; veamos algunos ejemplos:

De Bio a Activia.

De Bio a Activia.

BIO de Danone: Danone había estado vendiéndonos sus ‘maravillosos’ y ‘sanísimos’ yogures ‘BIO’. Como la normativa ahora le prohibía seguir haciéndolo porque de bio sólo tenía la etiqueta, la gran yogurera se bajo del carro: rebautizó su producto ‘mágico’ para el estreñimiento como ‘Activia’. Al margen de si este yogur se diferencia o no de otros para mejorar el tránsito intestinal (que será motivo de otra entrada en este blog), lo que hizo Danone tras engañar casi una década a sus consumidores era lo esperable: asumir las nuevas reglas del juego. Pero no todos actuaron igual…

Pascual esconde la 'o' de BIO

Pascual esconde la ‘o’ de BIO

Biofrutas: La gran empresa nacional de frutas, Pascual, se sumó al carro de la mentira-Bio. Nos coló durante ese tiempo un ‘Biofrutas’ que no tenía ingredientes procedentes de la agricultura ecológica ni de lejos. La prohibición de engañar al consumidor en este aspecto tuvo en el caso de Pascual dos fases: al principio, como Danone, asumió la derrota y rebautizó su producto atribuyéndole otras cualidades: ‘Pascual Funciona’. Pero no funcionó. El descenso de ventas ese año abrió paso a una nueva estrategia comercial basada de nuevo en la mentira al consumidor: pasó de llamarse Biofrutas a etiquetarse como ‘Bifrutas’: donde estaba la letra ‘o’ pusieron el sello de ‘Pascual’ para que parezca que tapa la ‘o’ y se quedaron tan panchos. Tras 9 años machacándonos en publicidad con el nombre ahora prohibido, bastaba con quitar una letra para que el consumidor siga pidiendo en la tienda un ‘Biofrutas’ aunque le vendan un ‘Bifrutas’.

Biocentury es Bicentury, "pero no se lo digas a nadie"

Biocentury es Bicentury, “pero no se lo digas a nadie”.

Biocentury: Y en el extremo (en el lado más oscuro) está este caso, el de Biocentury, el devoragrasas, otro ‘alimento mágico’, que directamente cuando le toca aplicar la ley que le impide engañar, opta por seguir mintiendo pero cumpliendo la ley. Pasa a llamarse ‘Bicentury’ y ya está. “¿Quién va a darse cuenta de que hemos quitado la ‘o’? si hasta la gente se cree que esto devora grasas”, debieron pensar estos artistas del engaño.

(Próximo post de la serie “Mentiras de etiqueta”: Edulcorantes nada naturales). SUSCRÍBETE POR EMAIL PARA NO PERDERTE NINGÚN CONTENIDO EXCLUSIVO DE ECOPERIODISMO
Para participar como bloguero invitado tienes que ser seguidor del blog (puedes hacerte seguidor poniendo tu email en el apartado correspondiente en la parte superior de la columna de navegación de la derecha) y mandame un email a ecoperiodismo@ricardogamaza.com o a través del formulario de contacto, contándome de qué te gustaría escribir. Te responderé en un plazo máximo de 48 horas.
Hay algún tema que te interese o quieras que investigue como periodista especializado. Propónmelo escribiéndome un email a ecoperiodismo@ricardogamaza.com o a través del formulario de contacto. Dime también si quieres que te cite en el reportaje como la persona que ha promovido la investigación.

ECOPERIODISMO ECOFACEBOOK  ECOVIDEOSEL CORREO

Share Button
>> Compartir en MenéameMenea este post en Meneame.net

Author: RICARDO GAMAZA

Periodista ambiental desde hace dos décadas en prensa, radio, televisión y blogs. Productor y director audiovisual independiente, escritor y guionista. Escribo periódicamente sobre ecología para Diario Público, Huffington Post, Consumerismo, El Correo de Andalucía, Magacink y Quercus.

Share This Post On
468 ad

5 Comments

  1. Interesante esta infortmación dfe Ricardo Gamaza, sobre los abusos que algunos fabricantes de alimentos perpetran contra la buena voluntad y a veces, la ignorancia de los consumidores. Lo de quitar la O de Bio, es un fraude alconsumidor, como no señalar o hacerlo con caracteres liliputienses, la composición de los alimentos, que llevan productos transgénicos en su composición

    Post a Reply
    • Un honor para este blog recibir un comentario tuyo, Ezequiel Martínez. Ya sabes que te tengo como maestro de referencia del periodismo televisivo además de tener la suerte de sumarte como amigo. ¡¡Abrazos!!!

      Post a Reply
  2. Aunque no son exactamente un producto ecológico, conviene mencionar también las patatas fritas Lays artesanCIs, por lo “ingeniosa” de la respuesta, aunque tengan poco de artesanas:
    Un ejemplo de engaño

    Post a Reply
    • Buen ejemplo, Andarriós. Lo desarrollaré en otro post de la serie ‘Mentiras de etiqueta’. Gracias.

      Post a Reply
    • Ya he realizado un reportaje sobre lo que comentabas Andarríos: el caso de las patatas artesanas Lays. Gracias por tu idea.

      Post a Reply

Trackbacks/Pingbacks

  1. Así nos engañan con el etiquetado los falsos BIO - […] Así nos engañan con el etiquetado los falsos BIO […]
  2. Mentiras o Fraude de etiqueta en la venta de diversas marcas de edulcurantes de Stevia - […] con la prohibición de ponerle “Bio” a todo aquello que no lo fuese en realidad, aunque muchos falsos bio…

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: